5 TÉCNICAS EDUCATIVAS QUE SON UN ERROR

 

Algunas veces, pese a poner toda nuestra mejor intención, no obtenemos los resultados esperados. esto por supuesto también ocurre en el mundo de la educación, y es que hay ocasiones en las que puede que estemos cometiendo errores sin darnos cuenta en la labor como docentes.

Es por eso que hoy os presentamos una pequeña entrada sobre 5 técnicas educativas que son un error.

1. Explicar pero no enseñar

¿Quién no ha tenido en su infancia un profesor de esos que hablaba, hablaba y hablaba, pero que no conseguía transmitir aquello que quería decir? O al menos no conseguía que entendieras nada de nada.

Muchas veces no basta con tener los conocimientos sobre la materia oportunos y empezar a hablar sobre ellos, sino que también es importante saber transmitirlos. De nada sirve que un profesor sea experto en la materia si no consigue que sus alumnos no aprendan nada. Por tanto, párate a pensar si estás consiguiendo transmitir lo que quieres a tus alumnos, es decir, si les están enseñando.

 

2. Oír pero no escuchar

Algo parecido al punto anterior sucede con este. De todos es sabido que no es lo mismo oír que escuchar. para lo primero simplemente hace falta estar de cuerpo presente, pero para lo segundo hace falta prestar atención.

Los alumnos tienen mucho que decir en el proceso educativo, pero en ocasiones ocurre que, sobre todo en sistemas educativos anticuados, los profesores no se paran a escuchar lo que reclaman los estudiantes. No querrás ser tú uno de estos profesores, ¿verdad?

 

 

3. Ser simpático pero no empático

Aunque rime, no es lo mismo la simpatía que la empatía. Ser simpático es algo que está muy bien si estás entre amigos, o en sociedad. Pero si estás ejerciendo como profesor, merece más la pena que aprendas a ser empático.

Una relación amable con los alumnos es más que deseable, pero no olvides que no son tus amigos, y que cada uno tiene un rol totalmente diferente en la relación. Por tanto, los mejor es trabajar la empatía, ya que hará que estés en una posición cercana a los estudiantes, pero sin intercambiar papeles, manteniendo siempre tu rol de profesor.

 

4. Valorar la inteligencia intelectual pero no la emocional

La palabra inteligente es algo que ha tenido un significado muy exclusivo durante muchos años, pero, afortunadamente, a día de hoy sabemos que existen muchos tipos de inteligencia, y no todos los alumnos son iguales. Un estudiante puede ser brillante en un campo, y menos habilidoso en otros.

Lo mismo ocurre con la inteligencia emocional, un concepto al que no se le ha prestado la suficiente atención en el pasado, y que tiene un valor importantísimo en el desarrollo del alumno en su vida tanto académica como personal.

 

5. Valorar el éxito pero no el error

Es cierto que valorar el éxito es lo más común y satisfactorio. Uno se siente genial cuando sabe que ha hecho algo bien, y aún mejor cuando otra persona se lo reconoce. Esto ha formado y forma parte del sistema educativo actual.

Sin embargo, nunca nos paramos a pensar en el error o en el fracaso como una oportunidad que también merece ser reconocida, para poder alcanzar el éxito la próxima vez. Además, ya lo dice el refrán, errar es de sabios, así que valora los errores de tus alumnos para que los utilicen como una herramienta valiosa para hacerlo mejor en el futuro.

 

El proceso educativo es algo complejo y que, afortunadamente, está en pleno cambio, Hoy en día disponemos de muchas herramientas para mejorar la educación, y en Kuaderno queremos formar parte activa de este cambio.

 

¿CONOCES KUADERNO?
SI QUIERES PROBAR GRATIS KUADERNO EN TU COLEGIO, HAZ CLICK AQUÍ